BLOG

Mensaje de Bienvenida: 1ª Cumbre Iberoamericana de Anticoncepción Salud Sexual y Reproductiva
- FLASOG

Distinguidas personalidades de la mesa de honor.
Amigas y amigos, todos.

Agradezco vivamente la oportunidad que el Comité Organizador de la Primera Cumbre Iberoamericana de Anticoncepción, Salud Sexual y Reproductiva, por la petición que me han hecho de dirigir unas palabras en esta ceremonia inaugural.

Quiero que sean, naturalmente palabras de salutación y bienvenida que reflejan los sentimientos amistosos que caracteriza a nuestra gran familia Iberoamericana. Agradecemos en primer término a nuestras distinguidas personalidades de la mesa de honor por su apoyo irrestricto y la distinción de su presencia en esta ceremonia. Gracias a los invitados especiales y profesores extranjeros y mexicanos. Es un rasgo ejemplar de desprendimiento y confraternidad, no han titubeado en apartarse de su ingente trabajo para compartir entre nosotros las inquietudes del saber y entregarnos sus conocimientos científicos. Nuestro reconocimiento para ellos no tiene límites, así como la consideración que les guardamos.

No obstante estos avances, en la conferencia mundial de Derechos Humanos, celebrada en Viena, en 1993, se hizo necesario insistir que los derechos de las mujeres y las niñas constituyen derechos humanos inalienables. El aporte de estas conferencias fue el reconocimiento de nuevos derechos, como lo sexuales y reproductivos y, principalmente enriquecer la estrategia para la implantación de acciones afirmativas en lo que concierne a la marcha hacia la equidad de género. Entre los principales componentes del enfoque basado en los derechos, se encuentran: la igualdad y equidad de género, los derechos sexuales y reproductivos y la atención a la salud sexual y reproductiva.

El objetivo fundamental de este enfoque es transformar el lenguaje de derechos en mejoras reales en la calidad de vida de las personas y, desde un punto de vista, transformarlos en acciones diarias. El mundo debe reaccionar que en medicina no todo es biología, fisiología, tecnología, modernidad y novedad, sino que es indispensable considerar sus raíces humanitarias, en especial las de la reproducción humana en donde el personal de salud juega un papel fundamental como individuos que facilitan, promueven la facultad de la paciente para el ejercicio de sus derechos sexuales y reproductivos, destacándose el derecho a la información y educación.

Conviene por eso revisar, olvidando nuestros viejos prejuicios, todos los hechos aislados, las leyendas, tradiciones y viejas doctrinas que han venido sosteniendo la realidad de esa entelequia, a pesar del escepticismo paralizante de muchos científicos. Insistimos simplemente en llamar la atención hacia renovadas inquietudes, ya no esotéricas ni primitivas, sino fincadas en los recientes avances de la ciencia experimental y avaladas por rigurosos y ecuánimes razonamientos. Con tales premisas, se busca la comprobación objetiva, rigurosamente científica de ese legendario principio. Formulamos una invocación para que cuando esto se logre, los albores de un futuro propicio orienten la evolución de la medicina por los todavía ocultos caminos del humano perfeccionamiento.

Estimados congresistas, el mundo está cada día más enfermo de desconfianza y de temor, rayamos a veces en la angustia. A nosotros nos toca contribuir a la extirpación de esos males, servir a la causa del entendimiento humano, luchar para asegurar la paz. Esa paz que no es cartel de nadie, porque es bandera de todos, no importa cual sea el color ni el país ni la religión. Somos individuos de carne y hueso y esperanza, que nos reunimos para hacer avanzar nuestra ciencia, pero con un fin supremo, el de mejor ayudar al ser humano.

Amigas y amigos todos, nos presentamos sin máscara y sin pretender poner ante sus ojos falsos lentes. Somos un país latino, más que por el origen, por el temperamento, por la inclinación del espíritu, pueblo de sensibilidad artística, para el que la promesa de un bello sueño suele ser más verdad que la dura realidad objetiva. Sean bienvenidos al hogar mexicano.

Dr. Samuel Karchmer
Julio, 2019